Share

pilotes
El intendente Enrique Paduán, acompañado por la ex diputada provincial e historiadora Estela Yaccuzzi; el secretario de Cultura y Comunicación, Guillermo Scarpin; y el director de Turismo de la Municipalidad de Villa Ocampo, Román Murzyla, recorrieron la zona donde se encuentran los restos de lo que fuera el histórico Puerto San Vicente; aprovechando la histórica bajante que está experimentando el Paraná Miní.

 

Ese puerto, mandando a construir por el fundador de la ciudad Don Manuel Ocampo Samanés, operó en los primeros años de la Colonia Ocampo con un intenso tráfico de mercancías a través de una flotilla propia de vapores, barcazas y lanchas de menor porte, según investigaciones y fotografías históricas.

En estos momentos, en el lugar sobresalen los restos de una embarcación hundida de grandes dimensiones que perteneció a aquella época fundacional de nuestra ciudad; pero además, está a la vista una serie de pilotes de quebracho que habría pertenecido al primer cruce ferroviario que atravesaba el Paraná Miní rumbo a Puerto Ocampo.

Para la mayoría de los lugareños conocedores del río, la aparición de estos antiguos pilotes es una novedad, puesto que nunca se los vio en bajantes anteriores; y tampoco se menciona en los registros históricos de que haya existido un puente allí, a unos 100 metros aguas abajo del que utilizó la empresa “La Forestal” para llegar al Río Paraná. Por lo que es de suponerse que esas bases habrían pertenecido a un primer cruce del Paraná Miní construido en la época de la Colonia Ocampo, cuando el fundador extendió la vía férrea que cubría el trayecto Villa Adela-Puerto San Vicente hasta llegar al original Puerto Ocampo, sobre el Virá Pitá (brazo del Río Paraná, frente a la vecina localidad correntina de Bella Vista).

En el caso de que fuera así, ese puente se habría construido alrededor del año 1887, cuando Don Manuel Ocampo Samanés tomó un préstamo del Banco Hipotecario Nacional para la instalación de vías y puentes, con el objetivo de habilitar un puerto sobre el Río Paraná; el que fuera inaugurado el 10 de diciembre de ese año, con la presencia del entonces gobernador de Santa Fe, José Gálvez, nombrado padrino de la obra.

Años después, en la década de 1910 el ramal que perteneciera al Ferrocarril Ocampo fue adquirido por “La Forestal” para trasladar hacia Puerto Ocampo lo producido en una de sus fábricas de tanino, ubicada en la localidad de Villa Ana; empresa que habría tomado la decisión de levantar un nuevo puente sobre el Paraná Miní, de mayor extensión (1.000 metros) y con características constructivas más seguras. Ese cruce se mantuvo hasta los primeros años de la década de 1960, cuando dejó de operar Puerto Ocampo; quedando aún las bases de su pilotaje como testimonio y símbolo del sorprendente desarrollo portuario y ferroviario que alguna vez alcanzó a tener nuestra ciudad.

Rss

Volver